Acompañamiento pedagógico

El Sistema Pedagógico

La formación consta de once módulos distribuidos en dos años, con la intención de permitir al estudiante asimilar e integrar los conocimientos impartidos. Cada módulo consiste en un retiro de fin de semana en la sede donde se combinan las clases prácticas y teóricas. Además, en cada módulo se pedirá al alumno realizar una serie de tareas (teórico-prácticas) que sintetizan los contenidos esenciales del mismo. A la vez, habrá una serie de encuentros de corrección entre módulos y algunas clases de yoga a realizar -impartir y recibir clases- entre compañeros. La evolución en el proceso formativo es continua, por lo que los módulos se pueden ir completando de manera independiente.  Una vez el alumno ha completado todos los módulos, se hará entrega del certificado de Profesor de Yoga expedido por la asociación.

El Acompañamiento Pedagógico en la formación

El papel del acompañante pedagógico surge en la formación de S'OM con la intención de mejorar el proceso pedagógico y ante la necesidad de acompañar al alumno en el proceso formativo. Es por lo tanto un papel de guía y acompañante que establecerá un vínculo cercano con el alumno para ayudarle y colaborar con él a su paso por la formación. 

Como posiblemente todos podréis descubrir en algún momento del camino, el aprendizaje y práctica del yoga se convierte en un proceso constante y muy amplio, en el cual cada individuo se encuentra en un momento determinado, con unas circunstancias determinadas. Teniendo estos factores en cuenta, resulta complicado sintetizar tanta sabiduría relacionada con técnicas milenarias en dos años de formación.

Con el fin de poder hacer la formación lo más provechosa y coherente posible, se han secuenciado los módulos de contenido de una determinada manera, fijando unas tareas y prácticas específicas, cuya realización es muy importante para integrar al máximo los contenidos.

El acompañante, será el responsable de acompañar al alumno durante todo este proceso para facilitar la realización y supervisión de las tareas y prácticas de una manera continua por parte del alumno. Con todo, será el trabajo y esfuerzo del practicante el que haga de este proceso formativo un verdadero acto de autoconocimiento e indagación a través de las técnicas de yoga.